Alta Joyería a Precios Online
800 808 282. Llámanos gratis
Cesta: 0 €
Fr

|

Esp
  • ANILLOS

  • COLLARES

  • PENDIENTES

  • PULSERAS

  • FASHION DIAMANTÍSIMO

  • RELOJES

  • HOMBRE

  • BLOG

  • NOVEDADES

    ¿Cómo escoger un diamante?

     

    Las 4Cs de un Diamante

    En esta sección te explicamos de manera sencilla cómo seleccionar un diamante y cómo interpretar sus características. El objetivo no es hacer un curso en gemología pero sí darte las nociones básicas para saber escoger mejor el diamante que buscas y que mejor se adapta a tus necesidades.

    La calidad, y por lo tanto el precio, de un diamante viene definido principalmente por 4 variables:

    • El peso (en quilates)
    • La pureza (o claridad)
    • El color
    • El corte

    Ello es lo que se conoce por las 4C del diamante (por su denominación en Inglés Carat weight, Clarity, Color, Cut)

    Ninguna de estas variables tiene mayor importancia que el resto y todas influyen en la calidad de la piedra y por consiguiente en su valor. De entre ellas, sólo el peso es una característica objetiva, mientras que el color, la pureza y el corte pueden variar en función de la apreciación y el rigor que se aplique. Diferencias pequeñas en la combinación de estas variables pueden tener un impacto muy importante en el valor del diamante.

    Además de estas variables hay otros elementos importantes como la forma o talla del diamante.


    En cualquier caso, la mejor manera de saber lo que estás comprando es mediante el certificado de calidad del diamante que te dará todos los datos del diamante. Recuerda que en Diamantísmo, todos nuestros diamantes vienen certificados.

    Todo ello te lo explicamos en detalle a continuación.


    ¿Cómo Escoger Un Diamante?

    Como resumen, y de manera general, sugerimos como mejor combinación de calidad / precio, diamantes con las siguientes características, lo cual permite obtener un diamante de más quilates por el mismo precio que otro diamante de características más elevadas:

    • Claridad / Pureza VSI a SI
    • Color G a I

    Si tienes un presupuesto ajustado, selecciona claridad SI2 y colores H a I. Estos diamantes, bien tallados, conservan mucha luz y brillo.

     

    El peso

    Es el primer criterio del valor de un diamante y expresa su peso medido en quilates. Un quilate equivale a 200 miligramos, o sea 1/5 parte de un gramo.

    El valor por quilate aumenta con el peso, pues es mucho más difícil encontrar una piedra grande que una pequeña. De hecho, el valor de los diamantes aumenta de manera exponencial con los quilates. Tanto que, un diamante de 1 quilate puede valer hasta 5 veces más que uno de 0,50 quilates, siendo ambos del mismo color y pureza.

    Además, los gemólogos dividen 1 quilate en 100 puntos. Por ejemplo, si un diamante tiene 65 puntos, quiere decir que tiene 0.65 quilates y que por lo tanto pesa 130 miligramos. Si una joya tiene más de un diamante, se habla del número total de quilates de la joya.

    El peso está relacionado con el tamaño pero no de manera proporcional: al aumentar por dos el peso de un diamante su tamaño sólo aumenta un 25%. Esto se debe a que la mayor carga de peso de un diamante se encuentra en la parte inferior de la piedra. Un diamante de medio quilate tiene un diámetro aproximado de 5,2 mm; uno de un quilate de 6,5 mm; y uno de dos quilates de 8,2 mm.

     

    La Pureza (o Claridad)

    La pureza de un diamante es una medida de la presencia o ausencia de inclusiones visibles o no a simple vista o con una lupa de 10 aumentos. Cuanto más claro es un diamante menos luz desvía y más luz refleja y, por tanto, más escaso y valioso es. La Pureza se expresa en diferentes categorías representadas por letras y cifras, tal y como se describe mas abajo.

    Los diamantes se forman durante miles de años bajo una enorme presión y a temperaturas muy elevadas. Ese proceso deja en cada diamante unas inclusiones (marcas internas) que determinan su grado de pureza. Las inclusiones (imperfecciones) más comunes son rastros de minerales y fracturas y la mayor de las veces son de tamaños microscópicos, que se deben analizar con lupa. Es extremadamente raro encontrar un diamante perfecto - aquel que no presenta ninguna mancha, línea, trozos de carbón, o grieta (de categoría Flawless).

    Las imperfecciones de un diamante influyen significativamente en su valor, pero en la mayoría de casos no alterarán su belleza.

    De hecho la mayoría de imperfecciones no se perciben a simple vista, siendo necesaria una lupa. Así,  tanto si adquieres un diamante sin defectos como uno de la categoría VS, el aspecto a simple vista será el mismo, especialmente teniendo en cuenta que lo lucirás engastado en una joya. Sólo para diamantes con una claridad “I” se puede empezar a apreciar la diferencia en el brillo cuando se compara con un diamante de gran pureza “Flawless”.

    Por lo tanto, en general, un diamante con una claridad VS es suficiente para lucir en una joya, y constituyen un excelente compromiso de calidad y precio.

    En cualquier caso, en Diamantísmo no trabajamos con diamantes por debajo de una claridad SI2.

    Las categorías de pureza, ordenadas de mejor a peor, son

    • FL (Flawless): La claridad perfecta. Ausencia total de inclusiones así como de  minúsculas imperfecciones en la superficie no visibles a simple vista. Estos diamantes son extremadamente raros de encontrar.
    • IF (Internally Flawless): Ausencia total de inclusiones, pero presencia de minúsculas imperfecciones en la superficie no visibles a simple vista. Estos diamantes también se consideran perfectos.
    • VVS1 (Very Very Small inclusions): Presencia de minúsculas inclusiones y eventualmente de minúsculas imperfecciones en la superficie. Estas imperfecciones son muy difíciles de ver incluso usando una lupa de 10 aumentos.
    • VVS2 (Very Very Small inclusions): Presencia de minúsculas inclusiones y eventualmente de minúsculas imperfecciones en la superficie. Aunque un poco más visibles que en VVS1, tampoco son fácilmente visibles con una lupa de 10 aumentos. Como en el caso de la categoría VVS1, es necesaria una formación especializada en gemología para poder apreciar las inclusiones, incluso usando una lupa.
    • VS1 (Very Small inclusions): Presencia de pequeñas inclusiones y eventualmente pequeñas imperfecciones en la superficie. Dichas inclusiones resultan difíciles de ver si uno no es un experto. Con una lupa, es posible que algún aficionado pueda ver las inclusiones, pero la mayoría no será capaz.
    • VS2 (Very Small inclusions): Presencia de pequeñas inclusiones y eventualmente pequeñas imperfecciones en la superficie, un poco más visibles que en VS1. En este caso resulta fácil ver las inclusiones usando una lupa, pero no son apreciables a simple vista.
    • SI1 (Slightly Included): Presencia importante de pequeñas inclusiones y eventualmente de pequeñas imperfecciones en la superficie. No suelen ser muy difíciles de apreciar cuando se examinan con una lupa, pero normalmente no son visibles a simple vista.
    • SI2 (Slightly Included): Presencia importante de pequeñas inclusiones y eventualmente de pequeñas imperfecciones en la superficie un poco más visibles que en SI1. Son fácilmente visibles con una lupa y limitadamente apreciables a simple vista.
    • I1 (Imperfect): Presencia importante de inclusiones y eventualmente de grandes imperfecciones en la superficie. Algunas de ellas pueden apreciarse a simple vista.
    • I2 (Imperfect): Igual que I1 con la presencia de imperfecciones más importantes, inclusiones generalmente negras, que pueden afectar a su belleza y durabilidad, evidentes incluso para el ojo inexperto.
    • I3 (Imperfect): Piedra que contiene muchas inclusiones y de tal gravedad que su estado es muy quebradizo, tanto como para comprometer su belleza y consistencia. Es el nivel más bajo de calidad.


    El Color

    El color de un diamante es una medida de su grado de transparencia e influye tanto en su brillo y belleza como en su precio, siendo de hecho el segundo factor más importante después del peso.

    Por lo general, un diamante tiende a ser ligeramente amarillo, debido a la presencia de átomos de hidrógeno en su estructura. La ausencia total de color en el diamante es muy rara y por lo tanto una piedra completamente incolora tiene más valor.

    El color de un diamante se mide con una escala que va desde la letra D (incoloro) hasta la Z (amarillo o marrón) (escala G.I.A. - Gemological Institute of America)

    Las tres primeras categorías, "D", "E" y "F" son incoloras, y por ello también las más caras. Las categorías "G", "H" e "I" son casi incoloras y tienen un muy buen compromiso de calidad y precio. Son las que solemos recomendar a nuestros clientes. Las categorías "J", "K", "L" y "M" dejan ver un color muy tenue y permiten ajustar más el presupuesto.

    Para ver el color de un diamante, hay que observalo diagonalmente contra un fondo blanco. Sólo un experto bajo condiciones especiales de iluminación puede distinguir grados de color próximos (por ejemplo, entre F y G), pero con un poco de práctica la mayoría de las personas puede distinguir la diferencia entre los colores que tienen varios grados de diferencia (por ejemplo, entre F y I). Sin embargo, ello es aún más difícil una vez engastados en su joya.

    Diamantísimo sólo trabaja con diamantes de coloración superior a "I"; con ello garantizamos la adecuada belleza de nuestras joyas.

    Como excepción a la escala descrita anteriormente, existen colores pronunciados llamados " fancy " como el rojo, azul, verde o amarillo. Estos diamantes son sumamente raros e increíblemente caros. Estos colores fantasía no siguen las escalas normales de color o precio y se clasifican por separado.

    Por último, los diamantes pueden presentar fluorescencia al ser expuestos a la luz ultravioleta. Es un resplandor, habitualmente de un tono azulado, que emana de algunos diamantes. Debe evitarse una fuerte fluorescencia, pero una tenue fluorescencia no suele afectar a la apariencia de un diamante. De hecho, algunos clientes prefieren una fluorescencia azul tenue o moderada porque puede hacer que un diamante de color amarillento menos costoso parezca más blanco o incoloro a la luz del día.


    El Corte

    El corte se refiere principalmente a como se ha cortado la piedra en cuanto a los ángulos y proporciones resultantes. No confundas el corte con la forma (por ejemplo redonda o cuadrada), también llamada talla.

    Un buen corte es fundamental para tener un diamante con alto brillo, pues consigue que refleje toda la luz que incide en él. Si el diamante está mal cortado, la luz no es reflejada correctamente y se escapa por los lados de la piedra, perdiendo gran parte de su brillo, tal y como se ilustra a continuación.

    Además de la perfección del corte, influyen en la belleza de la piedra su simetría y la calidad de su pulido. Ambos son factores que, al igual que la perfección del corte, afectan de manera importante al brillo de un diamante y su capacidad para reflejar la luz que incide en él.

    La calidad del corte, incluyendo simetría y púlido, se mide y certifica en laboratorio mediante una calificación.

    Por ejemplo, en el caso de certificación GIA (Gemological Institute of America) esta calificación es la siguiente:

    • Excellent / Excelente
    • Very Good / Muy Buena
    • Good / Buena
    • Fair / Normal
    • Poor / Deficiente

    En general recomendamos diamantes con calidades de Excelente a Buena. En Diamantísimo no comercializamos diamantes de calidad inferior.

     

    La forma o talla del diamante

    La forma de un diamante, que se conoce como talla, puede ser de muchas maneras, desde la más popular, la talla redonda llamada brillante, hasta otras más originales como las tallas corazón, pera u oval.

    La talla no incide en la calidad del diamante pero sí en su apariencia, y, en el caso de tallas más raras, en su precio.

    A continuación te describimos las principales tallas existentes:

    Talla Brillante (o redonda):

    Se trata de la talla redonda y es la más habitual. Suele ser la más brillante de las tallas. Consta de 58 facetas o caras. Esta forma y configuración de las facetas está diseñada para obtener el máximo brillo, resplandor y belleza.

    Talla Princesa:

    La talla Princesa, o cuadrada, es la siguiente talla más común después de la talla brillante. En general suele ser cuadrada, o bien ligeramente rectangular, y consta de 76 facetas. Puede llegar a conseguir casi el mismo brillo que un diamante redondo, de ahí que sea también de los más populares y utilizados en joyería.

    Talla Esmeralda (o rectangular):

    La talla Esmeralda es de corte rectangular. Su peculiaridad reside en el corte rectangular de la base del diamante para crear una sensación de máxima transparencia y brillo. Por lo tanto es una talla que se adapta mejor a piedras de alta claridad y color transparente pues tiende a poner en evidencia las posibles impurezas del diamante.

    Talla Oval:

    La talla Oval es, como su nombre indida de corte oval o elíptico. Suelen tener un brillo parecido a la talla Brillante. También es una talla muy apreciada debido a su forma alargada que ayuda a estilizar la silueta de los dedos.

    Talla Pera:

    La talla Pera presenta una característica forma de lágrima. Es muy indicada para joyas alargadas o para estilizar la forma de los dedos. Sin embargo presenta un menor brillo en la parte puntiaguda del diamante.

    Talla Corazón:

    La talla Corazón es la talla más romántica y tiene, como su nombre indica, forma de corazón. Es una talla difícil de realizar y es importante verificar su simetría.

    Talla Marquise:

    La talla Marquise es parecida a la Pera pero acabada en punta en sus dos extremidades. Esta talla permite maximizar los quilates que se extraen de una piedra, consiguiéndose un diamante más grande. También es una talla muy estilizada que sienta muy bien en joyas y especialmente en anillos.

     

    Devolución 100 días
    Envío gratuito
    Pago seguro
    Grabado gratuito

    Garantía
    Diamantísimo

    Garantía 1
    Precio mínimo garantizado
    Precios hasta un 50% inferiores a las joyerías tradicionales
    Garantía 2
    Diseños exclusivos
    Joyas diseñadas por Diamantísimo en Barcelona
    Garantía 3
    Devolución 100 días
    Si no quedas convencido con tu joya, nos la devuelves y te abonamos el importe
    Garantía 4
    Envío gratuito
    A cualquier punto de España
    Garantía 5
    Pago seguro
    Visa, Mastercard, American Express
    Garantía 6
    Grabado gratuito
    Grabamos a mano la inscripción que nos indiques
    Atención al cliente
    Preguntas Frecuentes
    email: info@diamantisimo.com
    Tel.: 800 808 282
    Skype: diamantisimo.online
    Newsletter

    Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras novedades y promociones

    Aviso legal
    Vimeo Pinterest Google Plus Facebook Twitter

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
    Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.